El blog de Luis Frías

enero 01, 2007

Marek Valenta; caer en un mate austero

El siguiente, a mi juicio notable, texto, de Alejandro Vázquez, lo pensaba incluir en una antología digital de cuentos peculiares, borgeanos... que sin embargo, no fue:

Valenta, Marek: Jugador checo de la segunda mitad del siglo XX. Nació en Karlovy Vary (Carlsbad) en noviembre de 1938. Su madre murió cuando tenía él dos años y su padre consiguió mandarlo a Volhynia con sus abuelos, quienes radicaban allí desde 1915. A los diez años recibió una beca para estudiar ajedrez en Leningrado, en donde residió hasta 1955. No consiguió el título de Gran Maestro (oficial desde 1950) a pesar de haber sido uno de los jugadores más prometedores de su generación. Su figura está rodeada de leyendas, hoy sólo se le recuerda por éstas y por una serie de partidas conocidas entre sus seguidores como las cuatro derrotas (1). En 1947 —considerando reducidas sus posibilidades en el ajedrez—, aconsejado por sus amigos Artur y Nicolai Fomin decidió matricularse en la Universidad de Leningrado. Comenzó a asistir regularmente al curso de filosofía contemporánea, para el cual presentó como trabajo final un estudio de aproximadamente treinta cuartillas acerca de la aplicación de los métodos Quine al ajedrez.
Tras ese periodo sabático volvió a ser jugador del tiempo completo, pensando en prepararse para el torneo nacional. En 1951 ya era conocido prácticamente en todos los círculos ajedrecísticos de Europa oriental, particularmente por el rumor de que ganó una partida amistosa contra Paul Kerner (dato actualmente incomprobable). Según algunos testimonios, el reascenso de su carrera coincide cronológicamente con una obsesión que lo persiguió el resto de su vida. Escribió Artur Fomin una nota biográfica para la publicación Stalemate:

A veces abría la boca y su oponente lo miraba fijamente esperando que le dijera algo… Un día me confesó lo que sucedía, detrás de cada partida realmente se jugaba otra. El adversario podía estar lanzando sus piezas al centro —creyendo que jugaba la Ruy López— pero en sus ojos se veía la urgencia de obtener una victoria, la fe en la ingenuidad del oponente. Por lo tanto lo defendía como un pastor, fingía inocencia mientras su adversario intentaba mantener la posición fatal. Tras una defensa de Pirc podía ocultarse la necesidad de poseer; el hipermoderno control a distancia ser una fachada tras la cual el jugador buscaba el centro. Ahora estoy convencido de que mi fe en Marek Valenta se basaba en mi ignorancia de los menesteres del ajedrez. (2)

Tan sólo dos años después, y habiendo obtenido un buen lugar en el torneo nacional de la Unión Soviética, comenzó a perder partida tras partida. Dijo al respecto Peter Luebreck: “Un jaque podía ser una respetuosa retirada, o un gambito de rey podía ser un mate; así se justificaba ante quienes perplejos lo veíamos retirarse sin motivo o festejar una derrota en una partida contra un aficionado. Hoy puede sonar estúpido y poético, en aquel entonces era sólo estúpido.” (3)
A finales de 1954 se dio cuenta de que las piezas eran contingentes; fue capaz de percibir el mundo en su totalidad, es decir, como categoría ontológica del ajedrez. Rechazó el tablero por considerarlo una creación para débiles mentales y comenzó a referirse al juego como “la abstracción de los trebejos”. El escritor argentino Honorio Bustos Domecq ironizó: “[…] tiene todavía sus propios trebejos, aquellos de los que nunca pudo librase: alguna cara, un boleto, una sombra” (4). Se dice que el mismo Bustos fue a París en 1965 específicamente para conocerlo y que instado por él, poco antes de morir buscó el anonimato por medio de una artificiosa invención.
La relación de Valenta con la comunidad intelectual se fortaleció cuando apoyó al Frente de Liberación Nacional de Argelia a finales de los años cincuenta, lo cual no demeritó la admiración que Camus le tenía, quien incluso planeaba agregar un apartado sobre él en una futura edición de El mito de Sísifo. Apenas un par de años después, el ajedrecista fue considerado un traidor por alinearse con la causa imperialista contra Zambia y Malawi.
Fue en extremo versátil. Practicó el asesinato político, tradujo la obra completa de Marcial al checo, trabajó voluntariamente en los campos de arroz de Cambodia, fundó dos empresas trasnacionales y publicó un puñado de críticas de jazz (sobre todo de Miles Davis); cosas que a su vez eran reyes ahogados, peones colgantes, a veces todas juntas constituían un gran fianchetto. Una mañana de 1982, tras años de evadir infinitos jaques, Marek Valenta recibió un mate técnico de dos alfiles.
____________
1. En realidad una de las cuatro partidas resultó tablas. Se conservan gracias a un sobrino de Lasker que se encargó de reconstruirlas a partir de transcripciones parciales y de difundirlas posteriormente en un panfleto. Actualmente se consideran una curiosidad y prácticamente no se estudian.
2. “Valenta: a diez años de su muerte.” Stalemate, año 15. No. 3; marzo 1993.
3. Cfr. José Cruz Báez.
4. Cfr. Eugenio Ocampo.

20 comentarios:

Emmanuel dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Lonjho dijo...

Profesor, puede usted pasar por su premio cuando quiera. Felicidades.

Kyuuketsuki dijo...

P L A G I O. Mínimo hay que tener los huevos para decir que "parafraseaste" otro cuento.

Dr. Skawman dijo...

Que pena que la gente crea que no existe el Derecho de Autor o que no crean en el reconocimiento del talento (y hacer honor a quien honor merece), pero lo peor es que no crean en la HONESTIDAD.

Ande pues, borre este comentario también, pero eso no borra el hecho de que usted, es un ladrón de palabras.

Salu2

Cazador de Tatuajes dijo...

"Este blog es lo menos afeminado que encontré." Escribir en un blog no es ni de afeminados ni de machos, pero plagiar textos es de putos.

(y no cuestiono su preferencia sexual sino su falta de ética)

manchita dijo...

pena robar y que te cachen. qué se siente estar expuesto frente a tanta gente después de haber robado un texto que le corresponde a alejandro vázquez del mercado?

tristísimo que un profesor, que además escribe con aires moralistas en su blog sobre la corrupción y otros vicios, sea la encarnación de lo que critica. una verdadera lástima.

Emmanuel dijo...

Hola. Soy el autor del comentario que borraste.

Vuelvo a escribir pues no me voy a quedar callado ante tu cobardía.

este es un texto de Alejandro y no tuyo. Por favor dale el crédito que merece.

Luis Frías dijo...

Hola a todos,

Caray! Es la palabra que me viene a la mente después de leer todo esto el polvo que ha levantado este asunto.

Había estado fuera de la ciudad, filmando un documental en la sierra norte de Hidalgo, que se llamará Fervor del polvo y que me gustaría que tuviera tanto quorum como lo ha tenido este viejo post. En todo caso, insisto en mi sorpresa.

Antes que nada, agradezco mucho sus comentarios. Que alguien visite mi blog y, de paso, me brinde sus opiones, es algo que agradezco. Es merecida una explicación a esto que, de momento, quiero tachar de "embrollo".

Debo aclarar que se trata de un viejo post que subí a los 20 años (actualmente tengo 23), cuando tenía entre manos la recopilación de varios textos para hacer una especie de versión digital a partir de cuentos hallados en la red. El caso es que el cuento me llamó la atención, lo copié y lo pegué. Sin embargo, el proyecto quedó en eso, en una mera intención, porque mis colaboradores, veinteañeros igual que yo, desistieron. Mi error fue no haberlo borrado, o bien, colocar el crédito corresoondiente. Pero de ninguna manera se trató de un plagio intencional. Soy catedrático de la Universidad La Salle, soy articulista en Milenio, soy autor de una novela, un documental y otros tres que vienen en camino, además de comentarista en la radio y consultor de medios: no digo esto sino para dejar en claro que el valor de las ideas es fundamental, para mí.

Aunque a mi juicio todo esto no es sino resultado de una vieja confusión, comoquiera que sea me siento obligado a pedir una disculpa no a todos quienes me dejaron comentarios ignorantes, sino al autor de este texto, Alejandro.

Por lo demás, nos vemos pronto y gracias por seguir mi blog.

PD. Emmanuel, el comentario borrado seguramente es obra de mi secretaria en la Ciudad. Espero que no haya herido tu sensibilidad demasiado. Saludos!

Cazador de Tatuajes dijo...

Todos los argumentos (profesionales y conológicos) dados arriba siguen sin valer nada e incluso empeoran la situación pues a pesar de las excusas sigue sin haber un update en este post que explique que el cuento NO es autoría del autor de este blog.

Tu error no "fue" haberlo borrado tu error SIGUE SIENDO no haberlo borrado.

Te sugiero hagas los cambios a la brevedad...por simple ética.

Por cierto, no has visto ni la décima parte de nuestro poder de convocatoria.

Luis Frías dijo...

Apreciable Cazador,

Le he pedido una disculpa sincera a Alejandro. Y hela aquí.

No comprendo qué más es lo que deseas.

Saludos!

Luis.

Cazador de Tatuajes dijo...

simple. Que en el post se aclare (en el texto, no en los comentarios) que el autor es Alejando. Puesto que para el lector casual esto sigue pareciendo autoría tuya.

Luis Frías dijo...

Estimado Cazador,

Pensé que sería bastante claro con mi sincera explicación. Pero en fin, lo haré. Veo que te gusta el veneno...

Qué es un "lector casual", por cierto?

Saludos desde acá!

L.

Cazador de Tatuajes dijo...

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Bueno.

Ya pidió sus disculpas, y su explicación de que supuestamente iba a ser "publicado en una recopilación digital" aunque al autor, al parecer, nunca se le avisó. Aunque usted diga que "iba a ser publicado" el caso es que de facto sí fue publicado durante dos años con su nombre.

¿Qué nos garantiza que esto no fue una simple explicación ad hoc? Nada. Quizá solamente cito al autor por ocasión de la presión de los twitteros.

Por ignorancia o por lo que sea usted plagio. A sus alumnos también debe ponerles cero si "se les olvido citar". Aquí a usted nadie lo va a reprobar pero ya perdió mucha credibilidad en la red.

Raquel dijo...

Excusas y sólo después de mucho insistir puso la aclaración en el post. Si a mí como lectora no me interesa ver los comentarios, me quedo con el post, pensando que es autoría del titular del blog; por eso era necesario el crédito.
¿La secretaria puede administrar el blog sin pedirte opinión?

alejandro dijo...

Inmoralidad total. Tengo la desdicha de conocer al Pirata de textos y con ese conocimiento de causa les comparto que ni tiene secretaria y que su “ética” profesional se resume al embute (soborno a periodistas).
Sé de sus correrías con presidentes municipales, de quienes ha recibido pagos por publicar alabanzas; sé de sus relaciones con diputados a quienes incluso como candidatos hizo “reportes” y confidencias sobre las actividades de sus rivales en campaña.
También sé que hábilmente ha hecho una mafia de pseudoperiodistas con quienes realiza cruces de información mañosamente para no trabajar, pero igualmente para cobrar la nota publicada en varios medios.
Y por si fuera poco, sé que es becario de cortometrajes que usted no elabora, sino de los que paga porque otros lo hagan mientras recibe de manos del gobierno pagos por $5,000 mensuales
Me veo obligado a escribir estas líneas, porque me lastima que rufianes como este tipo aseguren impartir cátedra en mi Alma Mater, la Universidad LaSalle, donde pase los mejores años de mi educación. Pero más aún decepcionado por su cinismo y desvergüenza.

Luis Frías dijo...

1 de 2.

No tengo duda de que no se trata de Alejandro Vázquez, el talentoso autor de este cuento.

Pero por las dudas, insisto en que te pido una disculpa sincera. Y espero que tengas a bien disculpar lo que fue una omisión de parte mía, jamás un intencional robo.

Para quienes no me creen, pues qué puedo hacer.

Saludos desde acá!!!!

Luis Frías.

Luis Frías dijo...

2 de 2.

Ahora sí, me atrevo a contestar este último comentario, porque no es cualquier Alejandro el que me escribió. Eres tú, Alejandro Nochebuena, un frustrado candidato perredista a diputado local del Congreso Local de HIdalgo.

Cómo estás, Nochebuena. Veo que sigues respirando por la herida. Lo cual confirma que fue muy bueno que perdieras la elección. Sigues sin entender que en la vida pública (particularmente en la política, de la que te dices conocedor) jamás debes creer lo que te dice la gente, y menos como los que te apoyan, pedazos de zafios.

No me interesa contestar a tus comentarios. No me interesa saber lo que piensa alguien que no leyó a Karl Marx sino a los 25 años y piensa que descubrió la verdad: yo leí a Marx mucho más joven y mi ideología la utilizo para escribir, no para pintar bardas y gritar estupideces tropicales ante la chusma. Lo peor es que después de leer a Marx acabaste como Groucho, es decir, como un payasete.

Pero piensas que ofendes? Ojalá de verdad cobrara esos mserables 5 mil pesos, me servirían para mis chicles. Pero por desgracia, mi beca del FOECAH sólo incluye una partida de 30 mil pesos que (cómo se ve que sigues siendo el mismo jumento de siempre)no alcanzan para nada en el cine. De verdad que sería bueno conseguir a alguien que hiciera mis documentales por mí, !sobre todo con esa cantidad miserable de dinero! Pero tampoco me quejo. El documental que he hecho y los que vienen en camino los filmaré con mi gran hermano del alma, Balam Herrera, a quien por cierto mando un saludo desde aquí (te debo los mezcalitos...).

Y yo que recuerde no estudiaste en La Salle. La verdad no me importa. De todos modos,ya estás grandecito como para andar en estos rumbos universitarios, donde imparto taller de cine.

Sigues trabajando en la empresa de tu papi? Ya le pagaste lo que te dieron para financiar tu frustrada campaña? Sigues con tu runfla de cheguevaras de auditorio? Pobres pendejos, con su pan se lo coman.

Luis Frías.

Dr. Skawman dijo...

Luis Frias.... Ya hizo "la corrección" pero le faltó el título... Este cuento tiene un título original... "Valenta, Marek"... Ahora... ¿que obscuros motivos pudo usted tener para cambiar el título a "Marek Valenta; caer en un mate austero"?

Esto más que la omisión (claro, por puro error) del nombre del Autor, parece lo que todos han dicho... PLAGIO. Pero caro, desde que se inventaron las escusas, se acabaron los sinverguenzas....

cazafaroles dijo...

vaya...al leer este blog realmente me fui de espaldas, y no porque sea bueno, sino por la cinica deshonestidad del autor, que a leguas se ve que no tiene nada de escrupulos...y que se puede esperar de un "articulista" de Milenio...da pena por la corta edad y la gran infamia de este tipo. por otro lado: dejo plasmados sus grandes traumas en su comentario contra el tal Alejandro Nochebuena y su grupo de "cheguevaristas de auditotio", jaja, que para mi, solo hizo para cambiar el tema, ya que no tiene nada que ver...bueno, que covardia la tuya Luis, pero repito, que se puede esperar...farol!!!

Qué le vamos a hacer

Mi foto
Desde chico tenía ganas de escribir un diario, o algo así. Pero era cosa de niñas. Este blog es lo menos afeminado que encontré.

Todos mis post